Páginas vistas en total

viernes, 29 de marzo de 2013

4ª etapa Cala-Almadén de la Plata


28 de marzo de 2013

Distancia: 40,67 km.
Desnivel+: 544 m.
Desnivel-: 683 m.
Tiempo total de marcha: 10h. 06 m.
Media total: 4,2 km./h.
Señalización: Muy buena
Valoración: 9




 Hemos partido un poco tarde, sobre las 9:15 horas, antes hemos tenido que colocar un coche en El Real de la Jara para el final de etapa, a esto hay que sumarle el tiempo que hemos tardado en llegar desde Mérida, pero tenemos todo el día y vamos sin prisas.


Es Jueves Santo y hace buen día el mejor día previsto para esta Semana Santa y lo hemos aprovechado para realizar esta cuarta etapa. Ayer al igual que el resto de la semana llovió bastante por lo que los caminos se encuentran encharcados pero eso no frena nuestras ganas de caminar por esta tranquila y bella sierra.


A la salida de Cala encontramos fácilmente el panel de inicio, seguimos un camino encharcado entre dos muros de piedra, algunas vacas bravas corretean por una de las explotaciones ganaderas a ambos lados del camino.
Ganado bravo a la salida de Cala
 Salvamos el arroyo de las Tres Encinas y tomamos un sendero que asciende al cerro de Fuente Meina, llegamos al alto y descendemos por el este hasta el arroyo del Charco del Agua, que como bien dice su nombre lleva bastante agua, lo vadeamos con algún problema,
Cerro Fuente Meina
Descendiendo al arroyo Charco del Agua

dejamos una coqueta casa a la derecha, pasamos un bonito alcornocal y desembocamos en una amplia pista que es el antiguo camino de Cala a Santa Olalla, en el camino, Antonio descubre un gran ejemplar de esparrago que tiene casi su altura.
Bonito alcornocal
 
Antonio y su esparrago
Un alcornoque parte el camino en dos aunque no hay problema, hay espacio suficiente por ambos lados para que circulen un par de coches en ambos sentidos.

Por la pista llegamos a la Casa del Ingeniero, una mansión colonial inglesa donde se alojaban los ingenieros alemanes que explotaron primeramente las Minas de Teuler situadas unos metros adelante en nuestro camino. Las minas eran de hierro y a cielo abierto, se encuentran actualmente señalizadas como punto de interés de la zona, de ellas partía un ferrocarril minero que transportaba el mineral hasta la localidad sevillana de San Juan de Aznalfarache.
Minas de Teuler
Un gran alcornoque
 Seguimos la pista en descenso hasta las inmediaciones del cortijo de Pozo Marín, hay que estar atentos porque abandonamos la pista y tomamos a la izquierda, abrimos una cancela y bordeamos el cortijo para descender hasta la plataforma del ferrocarril minero que seguimos, unos metros antes del cortijo encontramos un magnifico ejemplar de alcornoque.

 La pista del antiguo ferrocarril gira hacia el sur, en una amplia curva pasamos el cortijo del Moro y volvemos de nuevo al norte bordeando la sierra del Viso. Cruzamos una carretera que se dirige a Corteconcepción para llegar hasta Santa Olalla del Cala, su gran castillo es vigía de todos los minifundios situados en la falda de la sierra donde está situado, al este la localidad de Santa Olalla, junto al castillo la ermita dedicada a Santa Olalla o Santa Eulália de Mérida.
Castillo de Santa Olalla de Cala



Descendemos la calle del Castillo y hacemos una parada para comer algo junto al museo etnográfico de la localidad. Terminado el descanso cruzamos Santa Olalla siguiendo la N630 hasta llegar a la gasolinera y tomar a la izquierda, 
Calle del Castillo
pasamos una rotonda y cruzamos la autovía por un puente inferior, tomamos un camino entre muros de piedra donde tenemos que vadear varios arroyos que hacemos sin ningún problema hasta llegar a un cortijo con una cancela que abrimos para salir a la dehesa siguiendo un estrecho sendero junto a un arroyo, un precioso paisaje donde el ganado porcino campa a sus anchas, 



El ganado campa a sus anchas


alcanzamos la Rivera del río Cala con bastante agua por las últimas lluvias, junto a la rivera se encuentra un viejo molino. Seguimos el margen derecho del río hasta una zona de recreo con una ermita, cruzamos el Cala por una pasarela de hormigón dejando la provincia de Huelva y entrando en la de Sevilla, seguimos ahora por el margen izquierdo, dejamos atrás una presa y cruzamos la carretera de Santa Olalla al Real de la Jara, seguimos junto al río, en este punto el Arroyo del Rodeo desemboca en el río Cala, ahora seguimos el arroyo, debíamos de cruzar de nuevo al margen derecho, no podemos y seguimos el margen izquierdo, alguna zarza nos da algún problema que salvamos saltando una alambrada.
Rivera de Cala
Arroyo del Rodeo
 Por el margen izquierdo llegamos hasta el puente que cruza el río, por la carretera y en 500 m. llegamos al Real de la Jara, donde nos recibe el castillo situado en un cerro a la izquierda.
Castillo del Real de la Jara
 Hacemos una parada en el mesón La Cochera donde ya estuvimos en una de las anteriores etapas, una fresca cerveza y un corto descanso para acompañar un bocadillo. Manuela y Bruno tienen que quedarse, Antonio, Pepe, Jose luis y yo continuamos hasta Almadén de la Plata, allí nos recogerá Manuela con el coche. Todo este tramo coincide con la Vía de la Plata, a la salida encontramos un par de albergues de peregrinos, uno público y otro privado.
Señalización del Camino de Santiago por la Vía de la Plata


Tomamos una amplia pista que es el camino de los Bonales o antiguo camino a Almadén de la Plata, un gran cortijo de cuatro pisos se encuentra a la derecha sobre un cerro, cruzamos la Dehesa el Chaparral y descendemos hasta un punto donde hay que estar atentos nuevamente, debemos de tomar a la izquierda, abrimos una portilla y subimos un pequeño repecho hasta alcanzar una cumbre con bonitas vistas, descendemos hasta vadear un arroyo que desemboca en el Cala, tenemos que descalzarnos para poder cruzar, ascendemos hasta una explotación porcina situada en un cerro donde tomamos una pista que desemboca en el carril de Nava Redonda.
Vadeando un arroyo

Poco antes de llegar a la carretera A461  giramos a la derecha, abrimos una cancela y nos salimos del carril, tomamos un sendero, hasta llegar a la bonita finca de la "La Postura" con un moderno puente sobre un arroyo.
Almadén de la Plata
 Poco después entramos en Almadén de la Plata, lo hacemos desde la parte alta, pasando junto a la plaza de toros y descender hasta las primeras casas de la localidad donde Manuela nos espera con el coche para volver a Mérida, no sin antes tomar una cervecita para festejar el final de etapa, sin lluvia y sin incidencias.

Alojamiento: Albergue de Almaden de la Plata (7 €) 8
Cena: Bar Concha rel. cal./precio 8
Desayuno: Hogar del Jubilado rel. cal./precio 7

sábado, 9 de marzo de 2013

3ª etapa Hinojales-Cala

4 de marzo de 2013

Distancia:37,27 km.
Desnivel+: 1.015 m.
Desnivel-: 1.059 m.
Tiempo total de marcha: 8h. 46 m.
Media total: 4,4 km./h.
Señalización: Muy buena
Valoración: 8

Con el coche de Paul nos hemos ido desde el Real de la Jara hasta Hinojales, ayer dejamos colocado mi coche en Cala para la llegada, el cielo se encuentra cubierto pero de momento no llueve y sin llover llegamos a Hinojales, enseguida nos ponemos en marcha.


Tenemos que subir un poco por el camino que terminamos ayer hasta un cruce donde un poste con tres flechas señalizadoras indican el sendero de salida y el de llagada, marca 2 horas y 5 minutos para realizar el recorrido entre Hinojales y Cañaveral de León tomando el camino de la Víbora, cementado y bien preparado para pequeños paseos y señalizado como pr.
Magnifico alcornoque

 Al terminar el cemento un panel confirma el final del sendero, nosotros continuamos el gr 48 siguiendo de frente pero ya por una pista de tierra indicado como el camino de la ermita de las Tablas.
Dehesa

 Las cabras se mueven silenciosamente entre la arboleda donde se respira una calma absoluta, algunos alcornoques majestuosos saludan al paso del caminante y los olivares crecen entre los roquedos donde los cerdos han dejado el suelo limpio de hierba.
La pista es buena y en descenso, cruzamos la carretera que va de Cañaveral de León a Hinojales que sí volvemos la vista atrás aún podemos divisar en el alto.
Cañaveral de León
 Poco después de cruzar la carretera hacemos un giro a la izquierda para abandonar la cómoda pista para internaremos en un sendero que se convierte en camino irregular entre muros de piedra, a los lados ganado vacuno aprovechando la riqueza en forma de hierba que produce la dehesa.
Ya tenemos a la vista Cañaveral de León, aparecen las señales del Camino de Santiago que viene de Huelva y que se unirá en Zafra a la Vía de la Plata. Entramos en Cañaveral de León por el "Molino del tío Antón" con el ruido característico que produce el agua al caer desde un nivel superior y ese nivel superior es "La Laguna" un magnífico lago situado en plena plaza del pueblo utilizado en verano como piscina natural por la gente del lugar.
"La Laguna" en Cañaveral de León
Un alto en la laguna
  Cruzamos Cañaveral de León no sin antes echar un vistazo a la iglesia gótico-mudejar de Santa Marina. A la salida del pueblo debemos tomar la carretera a la izquierda en dirección a Arroyomolinos de León, la seguimos aproximadamente 500 m.
Al fondo un torreón
 Hasta tomar un desvío a la izquierda por una cómoda pista, la seguimos y cuando llegamos a la Rivera de Montemayor hacemos un giro brusco a la derecha para seguir su cauce por el margen derecho, entre el río y una alambrada que no hay que cruzar en ningún momento aunque el río en ocasiones de mucha agua no te lo permita.
Siguiendo la rivera de Montemayor
Rivera de Montemayor
  Llegamos a una zona de recreo cercana a la carretera subimos a ella para cruzar el puente sobre la Rivera y continuar por un camino en muy buen estado, un pastor conduce su rebaño de cabras al cruce de nuestro grupo.

 Comienza a llover, era lo que temíamos así que sacamos todo lo que tenemos para luchar contra el líquido elemento.
Piarás de cerdos ibéricos a ambos lados de nuestro camino, poco después comenzamos un ascenso que nos subirá a un alto que hacemos por la carretera aunque al llegar arriba, debamos de tomar un empedrado sendero que desciende por un bonito camino hasta Arroyomolinos de León.
Descendiendo a Arroyomolinos de León
 En el primer bar que encontramos paramos a relajar nuestra ropa y a comer alguna cosa acompañados de una coca cola, el bar es una Peña de Talavante en Arroyomolinos, unos chavales que se encuentran almorzando nos ofrecen tapas de chorizo a la plancha.
en el bar de Arroyomolinos
 Cuando terminamos el piscolabis salimos bajo la lluvia, cruzamos el pueblo dirección sureste donde giramos a la derecha y tomamos un desvío que baja hasta la orilla de un arroyo que seguimos por su margen izquierdo,
Arroyo a la salida de Arroyomolinos de León
 cruzamos una pasarela de hormigón y comenzamos a subir por un antiguo camino hasta un alto situado entre las sierras de los Grabieles y la sierra de la Nava, descendemos en zigzag hasta los Llanos de Matias a enlazar con una pista que seguimos bastante tiempo, luego nos desviamos tomando un desvío sin camino, señalizado por las balizas y alguna señal de continuidad pintada en las rocas.
Llanos de Matias
 Así llegamos a la Rivera de Hierro, llueve a mares por lo que el río va muy crecido y es imposible vadearlo. Neil, Paul y Antonio no se cortan y atraviesan el río empapándose las botas de agua, yo decido quitármelas a pesar de la lluvia. A partir de aquí el camino se complica un poco aunque la señalización ayuda, sin una pista o sendero fijo solamente continuado por las señales que no hay que perder en esta zona bordeando la Sierra de los Castillejos.
Entrando en Cala bajo la lluvia
 Subimos un pequeño puerto y descendemos hasta llegar al camino de los Molinos que en cortos sube y baja llega hasta el polígono industrial de Cala con su castillo al fondo, seguimos de frente hasta la calle principal que tomamos al este para reencontrarnos  con mi coche, siempre con una atormenta muy grande que acaba empapando todo lo que pillaba a su paso.
Iglesia de Cala
 Dejamos atrás la bonita iglesia de Cala, situada en la plaza de los Mineros antes de llegar al coche, tomamos un café y unas coca colas en el bar el Trabuco antes de irnos a Hinojales por el coche de Paul.